COMUNIDAD VALENCIANA.-La Unió señala que los productores de cítricos dejan de ingresar unos 39 millones de euros sobre la pasada campaña

La Unió de Llauradors ha señalado este viernes que el balance de la campaña citrícola 2014-2015, a punto de concluir, deja unos resultados “negativos” respecto a la pasada campaña en el conjunto de especies, ya que los cítricos han dejado de ingresar unos 39 millones de euros con especial incidencia en las mandarinas y en las naranjas.

En un comunicado, el sindicado agrario ha indicado que estas cifras están basadas en las cotizaciones oficiales del Observatorio de Precios de la Generalitat que cifra la pérdida de ingresos para los citricultores en unos 39 millones de euros tras bajar los precios de media un 4 por ciento en relación a la campaña anterior que cabe recordar que fue considerada ya como una de las peores de la historia.

Según ha apuntado, económicamente la actual campaña ha generado unos ingresos para los productores de 735 millones de euros por los 773 millones de euros de la pasada campaña. El precio medio por kilogramo se ha situado en 0,273 euros, lo que supone una reducción de 0,012 euros por kilogramo sobre la anterior.

En este sentido, la Unió ha tildado la campaña de “desastre” en variedades emblemáticas como la Clemenules o la Navelina, que “continúa en caída libre”. Sin embargo, la última parte de la campaña, ante “el mejor” comportamiento en precios respecto a campañas anteriores de las variedades de naranja Valencia, Lane Late y otras Navel tardías, “ha camuflado el desastre de la primera parte”.

En concreto, la Unió ha incidido en que la Nadorcott ha iniciado “un descenso” de su cotización por lo que “empieza a cuestionarse la posible falta de rentabilidad de algunas variedades patentadas”. A su vez, las variedades del IVIA como la Safor y la Garbí han tenido esta campaña problemas en la piel, circunstancia que, según ha criticado, ha sido “aprovechada y magnificada por ciertos operadores interesados en desacreditarlas frente a otras variedades extranjeras con patentes privadas que generan importantes beneficios a cargo de los sufridos agricultores”.

En este sentido, la Unió ha alertado de estas prácticas que “desacreditan variedades realmente rentables en la actualidad por unos claros intereses económicos de los clubs y entidades que gestionan variedades que compiten en el mismo periodo de tiempo”.

MANDARINAS

Respecto a las mandarinas, el colectivo ha incidido en que es donde se da “la mayor reducción” de ingresos con 58 millones de euros pues el precio medio se ha situado en 0,26 euros por kilogramos lo que supone un 8 por ciento menos que en la campaña 2013-2014. Así, ha recalcado que todos los productores de mandarinas han obtenido precios más bajos que en la 2013-2014, excepto los de Clemenrubí (Pri-23) o la Oronules.

Las variedades donde se produce una mayor caída global de ingresos son la Clemenules, Marisol y las Satsumas, mientras que en precio por kilo destacan en el aspecto negativo la Ortanique y la Nadorcott. El descenso de la producción de todas las variedades de Satsuma no se ve compensado con el mejor precio logrado sobre la pasada campaña.

NARANJAS

Por otra parte, el balance de todas las variedades de naranjas se muestra “equilibrado” con un ligero aumento de 300.000 euros sobre la anterior campaña, aunque “ha sido gracias al mejor comportamiento de las variedades de segunda temporada que han compensado el desastre de la primera parte”.

No obstante, las Navelinas y otro tipo de Navel como la Navelate o la Washington Navel “continúan en descenso”, tanto en producción como en valor económico aunque “en algunas zonas más precoces como la Marina contrariamente a la regla general se han comportado mejor”.

Otro hecho que ha destacado es que la Powell, la Barnfield o similares, todas ellas patentadas, han servido de “efecto amortiguador al desastre de las Navelinas” mientras que la Valencia Late o la Lane Late, como consecuencia de factores externos como por la reducción de cosecha en Andalucía o los problemas fitosanitarios de las importaciones procedentes del Cono Sur, “han tenido un incremento relevante de precio”.

LIMÓN Y POMELO

Por su parte, los limones y pomelos han tenido “mejores” resultados que la pasada campaña con un aumento de los ingresos de 18 y 2,2 millones de euros, respectivamente. En las dos variedades predominantes de limón en el campo valenciano, el Fino y el Verna, los productores han conseguido unos precios superiores.

EXPORTACIÓN

Según ha indicado, los últimos datos sobre exportación, correspondientes a finales de febrero y a falta por tanto de contabilizar todas las variedades tardías de naranjas, reflejaban un crecimiento del 4 por ciento en relación a la campaña anterior.

Así, el 93 por ciento de las exportaciones citrícolas valencianas van dirigidas a la Unión Europea por lo que la Unió ha destacado que sólo el 1 por ciento del conjunto de los envíos fue a Rusia en la campaña anterior al veto por lo que su efecto sobre el desarrollo “es insignificante”.

This post is also available in: Inglés