WELLy – MANEJANDO LOS LÍMITES ENTRE EL TRABAJO Y EL HOGAR

EL BIENESTAR EN UN CONTEXTO DE TELETRABAJO

Debido a la pandemia global COVID-19, puede que los trabajadores hayan cambiado su rutina normal de trabajo hacia el trabajo a distancia o el teletrabajo. Para algunos, este cambio fue completo (ahora trabajan exclusivamente “desde casa”); para otros fue parcial (rotan los días de trabajo con sus compañeros). A pesar de ser una medida relevante para contener la propagación del virus, y aunque a primera vista parezca una mejora, trabajar desde casa puede ser un desafío desde la perspectiva del bienestar.

En efecto, hay muchas ventajas en el trabajo a distancia: las personas no necesitan perder tiempo en los desplazamientos hacia y desde el trabajo, existe la posibilidad de gestionar mejor el tiempo individual, y se amplía el tiempo en casa para las actividades relacionadas con la familia o los pasatiempos. Todos estos aspectos pueden, en teoría, contribuir al bienestar individual. Sin embargo, la experiencia de muchos de nosotros ha sido ligeramente diferente: sufrimos de fatiga de Zoom (enlace: https://www.bbc.com/worklife/article/20200421-why-zoom-video-chats-are-so-exhausting), nos cuesta más hacer descansos y dejamos de trabajar (tal vez tener un descanso para ir de la sala de estar a la cocina no sea tan atractivo…), aumentamos nuestra sedentaridad (¡y nuestro peso! ), nos sentimos distantes de nuestros compañeros de trabajo, nos cuesta concentrarnos sabiendo que al otro lado de la puerta hay una pila de ropa para lavar, y no podemos soportar más interrupciones o ruidos de familiares o compañeros de casa. La tierra prometida de trabajar tranquilamente con una taza de té caliente y nuestros cómodos durmientes en casa resultó ser un exceso de trabajo estresante, y una difícil gestión del trabajo y las responsabilidades del hogar.  

Foto de Ketut Subiyanto de Pexels

SEGMENTAR E INTEGRAR EL TRABAJO Y LA VIDA FAMILIAR

Un aspecto que es común a los tipos de acuerdos de trabajo flexible como el teletrabajo es que puede desdibujar los límites entre el trabajo y la vida familiar. Como puedo trabajar desde casa, o “en cualquier lugar”, no hay una división clara entre un contexto de trabajo y un contexto no laboral. Es más, un contexto invade muchas veces al otro de maneras más o menos sutiles: desde trabajar en un salón lleno de juguetes hasta recibir un correo electrónico a las 8pm que sientes que debes atender, ya que fuiste al supermercado de 3 a 4pm…

Todos tenemos la preferencia de mantener los dos dominios lo más separados posible (los segmentadores) o de integrarlos lo más posible (los integradores). Cuando nos separamos, mantenemos los asuntos no laborales fuera de nuestro horario de 9 a 5 – nuestras oficinas están libres de fotos de nuestras mascotas, y no recogemos a nuestro cónyuge que quiere discutir lo que hay para la cena. Cuando nos integramos, felizmente nos dedicamos a enviarle mensajes a nuestro hermano pidiéndole sus planes de fin de semana, y terminamos un informe mientras esperamos la práctica de natación de nuestros hijos. Lo que la investigación nos dice, es que ambos pueden tener sus ventajas y desventajas cuando se trata de bienestar. Sin embargo, también destaca la importancia de una alineación o ajuste entre las preferencias individuales y lo que requiere el empleador, tanto para la satisfacción laboral como para el estrés.

El trabajo a distancia en COVID-19 veces se impuso a los individuos y no fue una elección voluntaria. Incluso para el más integrador de nosotros, el estrés de lo desconocido sobre la pandemia, junto con los desafíos inherentes al teletrabajo puede impactar lentamente en nuestro bienestar. Olvidamos definir normas desde el principio sobre cómo trabajaríamos, nuestras rutinas se volvieron mal definidas y demasiado impredecibles, nos sentimos culpables tanto por pasar tiempo con nuestra familia/hobbies como por trabajar e ignorar las responsabilidades domésticas… En este sentido, algunas tácticas de gestión de límites han demostrado ser útiles para los teletrabajadores. A continuación, hay una breve lista de ellas, que esperamos que puedan ser útiles.

Encontrar un espacio de trabajo dedicado en casa, preferiblemente con distancia física o barreras entre ese espacio y las actividades domésticas (¡a saber, una puerta!); Complementar con señales que transmitan a los compañeros de casa que se está trabajando (tener algún tipo de señal de “no molestar” en la puerta);

Evitar que se guarden materiales de trabajo en los espacios familiares y domésticos; y retirar todos los artefactos que puedan recordarle las tareas domésticas (cestas de lavandería, mochilas de los niños, herramientas de jardinería…);

Utiliza un calendario para definir los momentos laborales y no laborales, y comunícaselo a tu familia y compañeros de trabajo; incluso puedes compartirlos a través de Google Calendar o aplicaciones similares para coordinar mejor las responsabilidades domésticas y laborales con todos;

Defina (¡y cumpla!) tiempos de descanso cortos cada 90 minutos. Las pequeñas aplicaciones pueden ayudarte a hacer esto (mira el “Tomato Clock add on de Firefox, por ejemplo); durante estos descansos, recupera tu energía con un bocadillo saludable o un paseo alrededor de la manzana, o hazte cargo de las responsabilidades del hogar en lugar de quedarte frente a la pantalla del ordenador navegando por las redes sociales o los sitios web de noticias;

Aclare las expectativas tanto a los miembros de su familia como a sus compañeros de trabajo sobre la disponibilidad, la carga de trabajo y los tiempos de respuesta;

Apague el teléfono, la computadora u otros dispositivos que le muestren como “disponible” durante las horas no laborables; también es importante apagar las notificaciones de un gran número de aplicaciones;

Evite la tentación de responder rápidamente a cualquiera de las solicitudes de trabajo de la familia, y hágalo cuando se ajuste mejor a su horario.

Para saber más: Kreiner, G. E., Hollensbe, E. C., & Sheep, M. L. (2009). Equilibrando fronteras y puentes: Negociando la interfaz trabajo-hogar a través de tácticas de trabajo de frontera. Revista de la Academia de Administración, 52(4), 704-730.

La versión en inglés está disponible en el siguiente enlace – WELLy: MANAGING THE BOUNDARIES BETWEEN WORK AND HOME

This post is also available in: Inglés